lunes, 30 de agosto de 2010

MAURO PICOTTO/ PEPSI MUSIC 2008: MÖTLEY CRÜE - STONE TEMPLE PILOTS


FECHA DE PUBLICACIÓN: 24/10/08



Mi aventura comenzó la noche del viernes 10 de octubre de 2008, en el Teatro Roxy de Buenos Aires, donde se presentó el Dj italiano: Mauro Picotto.

Mientras esperaba en la fila del guardarropa para dejar un pulóver, un sujeto me preguntó:



SUJETO: ¿No sabés donde puedo conseguir pastillas por acá? ¿Vos no tenés para vender? ¿No consumís?



ANDY: No. Tengo cocaína para mí nada más. No me gustan las pastillas.



Luego de tomar un trago en la barra, bailé un rato en la pista y después me fui al baño. Me metí en un individual, de esos sin techo. Cerré la puerta y corrí una chavela que trababa la misma. Cuando estoy por sacar el gramo de merca que tenía en mi bolsillo, veo una cabeza asomándose por arriba, de un tipo que estaba parado en el inodoro del individual de al lado, violando mi privacidad. Al ser descubierto, desapareció. No le dí demasiada importancia. Entonces ahí si, accedí a abrir mi bolsita, que estaba recién fresquita, y a aspirar unos lineazos de cocaína con la punta de una tarjeta de débito. Cuando termino y estoy por salir del baño, un tipo con campera de cuero negra, vestido de civil, se para frente a mí, me muestra su credencial de policía y me pide los documentos. Por consiguiente, me lleva hasta el individual, nuevamente, baja la tapa del inodoro y me ordena colocar todas mis pertenencias sobre la misma. Puse todo menos el gramo. Me preguntó si portaba drogas y le contesté que no, entonces, procedió a revisarme y encontró la bolsita.

“¡Ahora te voy a llevar detenido por chamuyero!” me dijo, a la vez que se guardó mi gramo. Otro sujeto me acompaña hasta la puerta de salida del boliche. Cuando salgo, no vi ningún patrullero, ni siquiera un solo policía, en la calle, esperándome, así que crucé una cuadra corriendo, paré un taxi y me fui a Terminal Retiro a pasar la noche.

Estaba tan paranoico que veía un solo uniformado y me desesperaba. Encima dormí tan mal, con frío (no pude retirar el pulóver del guardarropa) y casi ni pude dormir en esas butacas de espera. Me extrañó que no me detuvieran y me largaran como si nada. Seguramente, la persona que me preguntó en el boliche, de la nada, si tenía pastillas para vender, debe haber sido el mismo que me delató. Sumado al cana que violó mi privacidad, el cual, para mí, debe ser un “tongo” del lugar. Me hicieron una cama y caí como un boludo.

A la mañana siguiente, llegó Leonardo, un amigo, desde Rosario, quién había coordinado conmigo para ir a ver a Mötley Crüe. Cuando le conté lo sucedido no lo podía creer. Y al salir de Terminal, se prende un porro en plena vía pública y le digo: “No seas boludo. No fumes acá. Acabo de zafar de un quilombo y me querés meter en otro”.

Juntos, fuimos hasta el Club Ciudad de Buenos Aires a realizar la temprana espera para el Día 9 del Pepsi Music 2008.



DIA 9 (Sábado 11 de Octubre): Mad, D-Mente, Nativo, Viticus, Horcas, Rata Blanca y Motley Crüe.



D-Mente, la banda de Andrés Gimenez (Ex A.N.I.M.A.L.), abrió el escenario Pepsi y nos sorprendió con un cover de los Ramones “I Believe in miracles”. Seguido por la llegada de Viticus presentando varios tracks de su último disco, incluyendo clásicos de Riff: "Gran río" y "Mucho por hacer".

Heavy metal, carajo!": el grito de guerra, de de Walter Meza (vocalista de Horcas) que no tenía nada que ver la música que hacen con la fecha y esta bueno contar no solamente lo que pasa arriba del escenario sino también lo que sucede abajo, porque esto casi ningún periodista lo hace y les cuento que había un resentido, borracho, entre el público, que se la pasaba gritando: “¡Walter, la concha de tu madre, cumbiero de mierda!. Vos le hacés el aguante a la cumbia. ¡Andá a presentar a Pocho, la pantera, hijo de puta!… ¡Hasta Pocho, la pantera se la aguanta más que vos, careta!”. Así durante cinco minutos, sucesivamente, impidiéndonos apreciar el show. Hasta que una gorda se dio vuelta, le pegó tamaña trompada en la cara que no volvió a molestar más.

Nosotros nos preguntábamos: ¿este pibe, que la juega de fundamentalista, sabe que viene a ver a Motley Crüe?



Después de Rata Blanca, empezó a llover (motivo, por el cuial, no pude tomar fotos de ese día). Había un personal obeso acomodando el escenario y el público cantaba: “Olelé... Olalá, si no ponen a Motley, el gordo va a cobrar”, como también: “Gordo, con una pierna tuya hacemos un asado”. Otro dijo “Che, esto está mal organizado ¿Cómo va a llover?”.

Después de tanta espera, aparecieron los Motley Crüe, con sus éxitos: “Kickstart my heart”, "Same Ol’ Situation", "Louder Than Hell", "Girls, Girls, Girls", "Dr. Feelgood", “Home sweet home”, entre muchos otros.

Vince Neil agitando en todo el escenario con un micrófono adornado de brillantes, Tommy, descontrolado, semi desnudo y bañándose con la lluvia, jugando con su batería, Mick Mars con su guitarra y galera (me extrañó que no haya cambiado su guitarra en todo el concierto) y Nikki Sixx, de un lado hacia otro, con su bajo mojado. Realmente otro de mis sueños concretados, como lo fue ver a esta banda tan importante en mi adolescencia. Una banda icono del hard rock. Me acuerdo que cuando tenía 14 años, me había robado un cd de este grupo, en una disquería en Rosario. Era pendejo. Después de me vino tanta culpa que fui hasta la disquería y le ofrecí plata a un cuida coches que estaba enfrente para que fuese el mismo y devolviera el cd. Creo que eso fue una de las peores cosas que hice en la vida, más allá de la picardía.

Volviendo al tema, se criticó mucho a la banda cuando sacaron una bandera de Argentina. Tommy dijo: "Esta es la mejor ciudad donde tocamos" frente a 20 mil personas.



DIA 8 (Miércoles 15 de Octubre): Ojas, Súper Ratones, Carca, Infierno 18, Cadena Perpetua, Cabezones y Stone Temple Pilots.



La verdad que mucho no conocía los temas de Stone Temple Pilots. Fui por curiosidad. En "Lounge Fly" combinaron grunge, country y blues por partes iguales; "Crackerman" y tres hits al hilo ("Creep", "Plush" y "Interstate Love Song"). Luego la aparición de Weiland disfrazado de gaucho, y 20 mil personas aplaudiéndolo. El sonido estuvo bien y la puesta en escena de la banda también, pero, a pesar de todo, el recital no cubrió mis expectativas. Me aburrí mucho.

Saludos y recuerda: Ser grasa no es escuchar Rock… Ser grasa es romper las pelotas a gente que quiere divertirse y no molesta a nadie.



Andrés Belguich

sábado, 21 de agosto de 2010

PEPSI MUSIC 2008: BABASÓNICOS/ NINE INCH NAILS/ THE CULT/ ANDRÉS CALAMARO


FECHA DE PUBLICACIÓN: 08/10/08



Estas son las entradas de los shows del festival Pepsi Music, vistos, en el estadio River Plate, durante el mes de septiembre y octubre.

Por empezar, los shows de las bandas importantes fueron excelentes pero la organización, un desastre. Problemas con el monitoreo del sonido, cantantes extranjeros que no les funcionaba el micrófono, incumplimiento con los horarios y una estafa con los precios de consumición. La primera vez que fui estuvimos dos horas, bajo la lluvia, esperando afuera, porque no abrieron las puertas en el horario predestinado. Un flogger me auxilió con su paraguas.



DÍA 3 (28 de septiembre): Babasónicos, Massacre, El Otro Yo, Adam Green, Leo García, Adicta, Victoria Mil, No Lo Soporto, Hana y Azafata.



Es la primera vez que veo a El Otro Yo en vivo. Contaron con el invitado Micky de Molotov para tocar el tema "No me importa morir". Su presencia ya se hizo presente y dependerá de la coyuntura que les depare el futuro. Dante era insoportable, todo el tiempo "ponete las pilas guacho"; "vamo´ guacho"; "aguante loco"; "arriba guacho".

A Babasónicos los vi por tercera vez y desde lo estrictamente musical, el sexteto navegó por varias épocas de sonido sumado al segmento bailable del show con "Microdancing". Construyeron una fiesta muy contundente.



DIA 4 (02 de Octubre): Nine Inch Nails, Black Rebel Motorcycle Club, Los 7 Delfines, Los Natas, 202, El Mató a un Policía Motorizado y Poseidótica.



Cuando tocó el grupo internacional Nine Inch Nails, la pantalla cubrió el escenario por completo en una suerte de imágenes de estática y dejó entrever al cantante sólo al emitir el sonido de su voz. La puesta visual de NIN, la fragmentación y reconstrucción de imágenes no fue más que el reflejo de su música. Luego, una pantalla descendería para reducir el escenario hacia delante y dar comienzo al set electrónico con "The Warning" y "Vessel", con pinceladas de rock industrial con la trompada de techno rock final. Lástima que había muchos pungas que afanaban celulares y billeteras. Entró mucha gente que no era del palo, porque, en la fecha anterior, dieron entradas gratis.

A mi me robaron la billetera adentro. Lo peor de todo fue que me enteré durante el recital y, por ese motivo, no lo disfruté.

En un momento divisé a un sujeto, moviéndose de manera sospechosa entre la gente, como intentando consumar un hurto. Yo no le quitaba la mirada de encima, estaba esperando para agarrarlo con las manos en la masa. Al notar mi intervención que entorpecía su tentativa de robo, me dijo: "¿Que andas mirando vo?"

Yo le respondí: "¡Que mierda te importa lo que miro! ¡Decime ya, adonde está mi billetera que robaste, hijo de puta!".

"¡Yo no tengo ninguna billetera! ¡Yo vine con mi novia!" contestó. Entonces, lo avancé, y, abrazándolo, me acerqué y le dije: "Escuchame, ambos sabemos que vos no viniste con ninguna novia y si vos me devolvés la billetera, yo no te molesto más... ¿Que querés... que me ponga a gritarle a todo el mundo que sos vos el que anda afanando?".

Lo quería cagar a trompadas, porque, si bien no lo había tomado por sorpresa, su accionar lo ponía en evidencia. De repente, otra persona (con aparente vinculo) me toma por la espalda y me quita del medio, empujándome hacia un costado, dejándome bien lejos. Como dije antes, no me había equivocado con el sujeto. Es horrible que te roben y no poder hacer nada. Y, como siempre, ningún personal del club se hizo cargo de nada.

Si no fuera porque fui acompañado por un amigo, no sé como hubiese vuelto a Rosario.

Las personas que hacen que roban, que matan, que agreden, que violan. Siempre están solas.



DÍA 6 (sábado 04 de octubre): The Cult, Las Pelotas, Ratones Paranoicos, Pier, Bulldog, Hijos del Oeste, Zumbadores, Pampa Yakuza y Beatsteaks.



No hay peor cosa para Juanse que lo hagan tocar temprano. Se lo vio muy apático, para mí que le faltaba un litro de sangre, porque tenía un aspecto muy anémico, aparentaba tener diez años más. Una vez, Pappo les dijo: "Ustedes tienen que hacer la suya ahora", como queriéndoles decir: "Sean mas originales".

Las Pelotas arrancaron con un fallido en el sonido del micrófono. Invitaron a Roberto Pettinato para tocar el saxofón en temas de Sumo. No hacía otra cosa que robar escenario. En una de las canciones, le colocaron una guitarra. Le hacía señas, indicando fallas, al sonidista y no tocaba nada. El público le gritaba: "Mové los dedos, Pettinato".



Pier me parece una cagada. La banda se llama así por las iniciales P. R. (Patricio Rey) de los redondos, pronunciadas en inglés. Muy elocuentes, muy originales, transgresores, la verdad, una mierda. El cantante imita la voz del Indio Solari pero las letras no dicen nada. Es como si yo imitara la voz de Silvio Rodríguez y cantara pelotudeces. No tendría mucha gracia.

La legendaria banda inglesa "The Cult", ante ocho mil personas, seleccionaron una lista de temas con todos sus clásicos basado en el Hard Rock ochentero.

Ian Atsbury bromeó con los equipos de fútbol argentinos, mencionando a Boca, Independiente, Gimnasia y el barrio de Belgrano y le dedicó "Little rock star" del nuevo disco a Diego Maradona.

No le funcionaba el micrófono en uno de los temas, estiró un cable y tiró un monitor de sonido. La gente lo alentaba para que rompiera todo.



DIA 7 (Domingo 05 de Octubre): Andrés Calamaro, Los Auténticos Decadentes, Los Tipitos, Estelares, Loquillo, Smitten, Ella es tan Cargosa y Nikita Nipone.


Los Tipitos es una banda que me gusta mucho y dieron un buen segmento. Se desmayó mucha gente, estaban todos aplastados entre la multitud y les faltaba el aire.

Después, los Auténticos Decadentes y luego Andrés Calamaro. Era una asignatura pendiente que tenía, aunque me gustaba más en la época de Los Abuelos de la nada, "Por Mirarte", "Hotel Calamaro" hasta "Alta Suciedad". Lo último no me gustó tanto.

La apertura fue con "El salmón" a capella, para luego ir con la banda completa y un "Compañeros y compañeras" a modo de saludo. Calamaro abandonaba la viola y se lanzaba como front man, con Paul Stanley en la estampa de su remera y un enorme tatuaje en su brazo.

Realmente, muy carismático. Fue muy emotivo verlo en vivo. Mencionó: "Bob Marley está vivo, se fuma un porro conmigo". Y, hasta se atrevió a hacer una crítica al gobierno con el problema del campo.

Esto fue todo. Gracias y recuerda: Ser grasa no es escuchar Rock... Ser grasa es tener una organización de mierda.



Andrés Belguich

viernes, 13 de agosto de 2010

David Lebón/Enanitos Verdes/Moonpark 2008


FECHA DE PUBLICACIÓN: 19/09/08

No sean vagos y actualizencé un poco. Miren que acepto puteadas, acepto elogios pero no acepto comentarios pelotudos como: "me pasaba, te dejo saludos, rre da tu pic, sos re buena onda". No soy buena onda.



Estos son los recitales que fui el cinco y seis de septiembre de 2008. Empezamos por el primero.

■05/09 - David Lebón:


En el diario La Capital decía que iba a repasar todos sus clásicos de Rock and roll, el nombre del espectáculo se llamaba "Haciendo Rock", cuando fui me encontré al boludo con una guitarra acústica y a otro boludo en el teclado. No había ninguna banda. Sonaba bien lo que hacían pero le faltaba más contundencia, parecía un ensayo. O como esos asaditos donde pelan una guitarra y se ponen a cantar. Me parece que el espectáculo hubiera tenido mas cabida en un café concert que en un teatro.



■06/09 - Enanitos Verdes:


Pensar que el mismo día que estuvo David Lebón acá en Rosario, estuvieron los Enanitos Verdes y en la puerta no había nadie, pero allá en Buenos Aires eran dos cuadras de gente y estuvieron en Nd/Ateneo.

Fue volver un poco a mis raíces para poder ver los grupos que me hubieran gustado ver. Sinceramente me sorprendieron, sonó espectacular. Todos los temas con un riff de Rock que no me lo esperaba. Salí muy conforme.



■06/09 - Moonpark:


A la salida del show de los Enanitos, 02:00 AM, tomé un taxi y me fui hasta Costa Salguero para seguir de fiesta con la Moonpark, donde se encontraba Hernán Cattaneo mezclando un set que me dejó flasheando hasta el final de la fiesta. Un loco se me puso a hablar y yo no entendía nada, le contestaba todo que sí. Después me di cuenta que me estaba haciendo una pregunta y el tampoco entendía nada. Parecíamos dos locos. No quería hacer sociales con nadie, estaba tranquilo en mi locura, con la música, la cocaína y mi champagne con speed.Y para quiénes piensan que vivo de joda, yo creo que no es así. Sucede que mucha gente no hace lo que quiere. Hay un ritmo de vida gris, que en realidad es una disritmia, que te lleva a casarte, a tener hijos, a trabajar más de ocho horas, para después jubilarte y mirar fotos.

Hay gente que no se mueve si no tiene todo previsto, organizado, planificado, con todos los detalles, todo escrito. Uno vive atado a las cosas que quiere y no pudo hacer por esa falta de supuesta seguridad que nunca estuvo.La primera vez que conduje mi auto, no tenía los papeles. Prefería ir un par de horas preso que tenerlo todo el año guardado en un garage, hasta que me otorgasen el carnet de conducir. Por suerte, no manejo más. No por ninguna negligencia sino porque no me gusta. Todo tiene un precio en la vida.

Saludos y recuerden: Ser grasa no es escuchar Rock... Ser grasa es trabajar para el gobierno.


Andrés Belguich

lunes, 9 de agosto de 2010

EL SILENCIO DE LOS INOCENTES


A 20 años del crimen de María Soledad Morales. Uno de los casos más resonantes del país. Una marcha del silencio que cambió a un nepotismo gubernamental por un gobierno democrático.
El señor Guillermo Luque (sentenciado a 21 años de prisión en 1998) fue puesto en libertad en abril de 2010, por buen comportamiento, luego de cumplir catorce años en prisión. Y, más aún, gozando de salidas laborales. Esas son las leyes. Se han borrado tantas pruebas que lo que se pierde en estos episodios es la verdad. Muchas veces, la justicia es ciega, sorda, muda y renga. Lo cierto, es que la historia sigue su curso.

En una noche de 1990, la joven estudiante, María Soledad Morales, junto a su grupo de amigas, organizaron una fiesta en una discoteca local para recaudar fondos y poder costearse el viaje de egresados de su colegio. A los dos días, fue encontrado su cuerpo por unos obreros, bajo un monolito.
Algunas fuentes aseguran que ella tenía una relación con Luís Tula, uno de los hijos del poder local, quién estaba casado y que habría sido quién la entregó a su grupo de amigos (entre los cuales se encontraba Guillermo Luque) también hijos de funcionarios políticos. Aparentemente, estos sujetos fueron quienes la secuestraron, la drogaron, la violaron y la golpearon brutalmente, dejándola inconsciente. Cuando la quisieron reanimar ya era tarde. La llevaron a una clínica, intentaron rehabilitarla, pero, para ese entonces, ya había muerto. El cadáver fue desfigurado y mutilado con el objeto de borrar evidencias. Acto seguido, tiraron el cuerpo en las afueras de la ciudad y la taparon con basura.
El ex comisario, Luís Patti, acusó a la esposa de Tula como culpable y calificó al asesinato como un “crimen pasional”. Esta hipótesis no tuvo repercusión.
Una de tantas preguntas es: ¿Por qué la habrán dejado ahí en el medio de la ruta?... ¿Para que la encuentren?... ¿Por exceso de impunidad?... No lo sé

Luego de 14 años en prisión, Guillermo Luque plantea que cumplió una condena siendo inocente.
Lo destacable es cuando un pueblo toma conciencia y habla. Cuando un pueblo dice: “¡BASTA!!!”… Cuando el silencio es mucho más trascendente que cualquier discurso ordinario. Hay un silencio que habla. Diferente a el “¡No te metás!”… que, ese sí es un silencio que NO habla, no denuncia ni interpela. Las marchas del silencio hablan y gritan ¡JUSTICIA!!!...
Uno habla desde el silencio. Porque el silencio habla. Porque la mirada habla. Porque, desde el poder de la movilización y del silencio, se hicieron marchas que llevaron a dos implicados a la cárcel, donde tomó estado nacional y trascendió a nivel mundial.
El silencio de los inocentes hizo tronar el escarmiento. Gracias a la monja Martha Pelloni, a la familia de la víctima, a las compañeras de “Sole” y a la gente de Catamarca, se organizaron las famosas marchas del silencio y se pudo dar a conocer el caso. Se han amenazado a los testigos, les han arrojado explosivos en medio de una marcha y nada ni nadie pudo detenerlos. Fue un silencio que marcó un antes y un después. El secreto a voces, oídos por todos los medios nacionales.

Hoy, el único detenido quedó libre… ¿Cómo se vuelve después de 14 años en prisión?... ¿Existe la complicidad social o existe la punición social?... ¿Cuál será la peor cárcel?... ¿La cárcel VIP, en la que estaba antes, o la cárcel en la que está ahora?... Expuesto al suplicio de las miradas, a los balbuceos, a los murmullos y a los susurros a su espalda.
El también tiene un hijo. Para un hijo no debe ser nada fácil tener a un padre catorce años preso. Por más que la cárcel fuese el hotel Hilton, Guillermo Luque sabe que de ahí no se sale. Nadie está exento, por mas impune que sea, de tener, posteriormente, que mirarse al espejo, afeitarse y luego apoyar la cabeza sobre la almohada.
¿Vos… llevarías a tu hijo a jugar a la casa de Luque?...
Cambiemos roles: ¿Como te sentirías vos si el imputado fuese tu padre?... Si por la calle te señalaran como "el hijo del asesino". Y, más aún, en una pequeña ciudad, en donde la gente te habla con la mirada. Si hasta, a veces, nosotros nos sentimos interpelados por cosas de menor importancia que nos han sucedido…
¿Cómo te sentirías si fueses a comer a un restaurante y la gente, al verte entrar, se levantara y se fuera?... Como en aquella crisis del 2001, cuando el pueblo dijo: “¡Que se vayan todos!… ¡que no quede ni uno solo!”. El aquel embajador argentino de los Estados Unidos, al ingresar a un comedor de barrio Recoleta, todos los allí presentes comenzaron a golpear sus copas con una cucharita para que se retirase y hasta el mismo dueño lo tuvo que echar.
¿Luque, realmente, camina en libertad o la libertad es algo mucho más amplio y más profundo que haber salido de la cárcel?
Guillermo Luque está en libertad. Pero María Soledad sigue hablando desde su lugar.
Ayer, los condenó el silencio de los inocentes. Hoy… 20 años después… ¿Como debe sentir la mirada de ese pueblo?...
Como para despedirnos, esto nos cantaba la Negra Sosa sobre el silencio:


Andrés Belguich
video